¿Eres de los que no consigue mantener la ropa ordenada más de dos días? ¿O simplemente te interesan algunos consejos sobre organización que se te han escapado? Sigue leyendo y averigua si tenemos lo que estabas buscando.

Seguramente si estás aquí sea porque estás buscando una solución que te sorprenda y realmente te sea útil y ayude a mantener tu habitación organizada de una vez por todas. Así que prepárate mentalmente porque empieza el cambio.

Antes de nada, asegúrate tener tiempo para ello. Es importante que no lo dejes a medio; ya que puede que empezaras con inspiración y muchas ganas, pero puede convertirse en una tarea tediosa y acabar con tus nervios y el armario más revuelto que antes.

Limpia y vacía

¡No empieces sin antes vaciarlo todo! No vale que solo quieras ordenar una parte, ya que volverá a estar desordenado en unos días y no saldrás de la espiral del lío.

El primer paso es realizar un inventario de la ropa que tienes y tirar lo que no utilices, no te venga o ya no te guste, déjalas ir sin miedo ¡Let it go!

Mujer limpia y vacía su armario de ropa

Diseña el espacio

Una vez que sabes lo que te vas a quedar diseña tu armario según el espacio del que dispongas y la cantidad y características de tu ropa. Hazte estas preguntas: ¿De cuánto espacio dispones?, ¿Tienes espacio de almacenaje?, ¿Tienes muchos complementos?

Si cuentas con mucho espacio puedes jugar con varias opciones. Lo mejor es que optes por separar los espacios usando divisores de tela, cajas, cestas, estanterías plegables, etc. En estos puedes empezar colocando la ropa interior, sujetadores, cinturones, calcetines, etc. Así lo tendrás todo organizado y la vista para encontrarlo mucho más fácil.

Si por el contrario tu espacio es más reducido ¡No te preocupes! Rescatamos el Método Marie Kondo que seguro conoces. Dobla las camisetas en tres pliegues, haz un rollo con las toallas y utiliza perchas multiusos. Además, si tienes maletas que no utilices también puedes usarlas como espacio extra; ¡juega a las matrioskas! guarda en ellas otras maletas, bolsos o la ropa de cama.

¡Haz sitio a los complementos! Coloca ganchos o barras, pon un percheros o hazte con varias sombrereras y apílalas por tamaños… hay muchas opciones y pueden estar a la vista. Juega con tus prendas más coloridas y dale un toque bohemio y chic al espacio.

Tip! Comienza siempre por las prendas más grandes ya que después te será más fácil ubicarlo todo y que encaje.

armario con un diseño espacioso

Ordena por rotación y temporada

¿Para qué quieres tus jerséis rondando en pleno verano? Utiliza cajas de almacenaje para meter la ropa que no vayas a utilizar, y bolsas de vacío para los elementos más abultados como por ejemplo los abrigos y chaquetas. Puedes ubicarlos debajo de la cama, dentro de un canapé o en altillos.

Si no van a estar a la vista puedes utilizar cajas transparentes que son más económicas. Pero si quieres una solución más ecofriendly también puedes jugar con el diseño. Escoge una de cartón reciclado que tenga un patrón que te guste, pero asegúrate de que al menos tenga tiradores para que sea más fácil moverla.

Del mismo modo, coloca más a mano tus prendas favoritas o las que más uses, y haz lo propio con la que menos utilices. Colócalas al fondo o en los lugares menos accesibles.

Clasifica la ropa por tipo y tamaño

Aunque quede más visual ordenar por colores, es más importante tener tu vestuario organizado según su funcionalidad. Separa todas las prendas por grupos principales: camisas, tops, pantalones y vestidos, por ejemplo. Después, subclasifica por ocasión o nivel de formalidad: de lo más formal a lo casual y fiesta.

Si tienes prendas más largas (como algunos vestidos, monos etc.) a veces pueden quedar tocando con el fondo del armario y acabar amontonándose. Como truco usa perchas de pinzas en lugar de las perchas normales y doblar las prendas por la cintura.

Mujer ordenando ropa en almacenaje

Evita los montones

No te estreses, se permite un desorden dentro del orden. Puedes hacerte con un galán de noche, perfecto para planificar tus outfits o dejar la ropa que ya has usado evitan los montones de ropa.

Ármate de valor y ponlos en su sitio. ¿Todavía no tienes sitio para tus accesorios? ¡Sácalos del eterno cajón desastre! Usa una de las baldas de tu armario o haz sitio en una mesita (puede servirte también de tocador). Hazte con un joyero-organizador de metacrilato para tenerlos todos a la vista y ¡planifica tu estilo!

¡¡Consejo extra!!

No más plancha. Cómo doblar tu ropa para que no se arrugue

Una de las tareas que más nos cuesta quizá sea la hora de planchar. Para que evites pegarte una sesión muy a menudo, dobla la ropa siempre por las costuras, incluso cuando la tiendas después de lavarla. Guarda tus pantalones tailor cogidos por las marcas del dobladillo y deja siempre tus camisas en una percha o galán de noche.

Ya te hemos enseñado algunos trucos para planificar tu organización, pero ¿sabías de las Ventajas de mantener tus espacios organizados?

  • Ahorra tiempo. No se trata de estar siempre ordenando, se trata de ahorrar tiempo cuando tengas que hacerlo y que los espacios aguanten más ordenados
  • Ayuda a planificarte. Será más fácil ya que puedes ver todo tu guardarropa de un vistazo
  • Reduce la ansiedad. Por no encontrar lo que necesitas cuando lo necesitas
  • Reduce el estrés. Minimiza el impacto visual diario al ver el espacio diáfano.

Si te ha gustado este post estate atento a las próximas publicaciones ¡y no te pierdas nada! o síguenos en Pinterest para más ideas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin
Share on pinterest
icono de tienda de muebles

MUCHO MÁS

QUE LEER.

Sigue disfrutando de la actualidad de Muebles Hely.